Grietas y fisuras en suelos

Las grietas y fisuras son comunes en el suelo de terrazas, porches, e incluso en acerados exteriores; generan multitud de problemas, tanto de utilización, ya que pueden producir tropiezos, como por facilitar la entrada de agua, agravando el problema. Por ese motivo aquí vamos a ver los motivos que las causan, y cómo poder solucionarlas para siempre.

Causas de las grietas en solados y suelos

Rotura de baldosas por dilatación y contracción

Los cambios de humedad y de temperatura producen una variación de las dimensiones de los materiales, si no tiene posibilidad de moverse con libertad, se levantará o partirá. No se debe confundir está lesión con la que pueden producir las raíces de los árboles. En estos casos, las zonas de roturas suelen coincidir en los encuentros perimetrales con muros, así como en zonas muy localizadas intermedias, normalmente a unos 7 u 8 metros de los extremos.

Solado levantado en la zona perimetral por dilatación
Fisura longitudinal en suelo por retracción

Solucionar grietas de dilatación en suelos

Para tratar los suelo levantados, primero quitaremos las piezas afectadas y las reemplazaremos por otras piezas, o las mismas si no están rotas, pero las cortaremos 2cm, creando una junta longitudinal que posteriormente rellenaremos con masilla de sellado, un material flexible y duradero. Un buen producto para aplicar es el sellador de la marca PATTEX SP101, ya que es bastante sencillo de aplicar, impermeable, muy resistente al paso del tiempo; además, lo podemos comprar en varios colores (blanco, gris claro, negro, y transparente). Ver PATTEX SP101 en Amazon.

Para evitar problemas, en zonas donde incida fuertemente el sol, como en exteriores, las juntas de dilatación deberían colocarse cada 5 metros.

Grietas por asiento del soporte

Ya sea el propio terreno o el forjado de nuestra vivienda, es importante estudiar si se encuentra estabilizado, podemos usar un pie de rey para controlar si aumenta, se mantiene, o disminuye; esto se debe a que se puede haber producido un asiento puntual, o puede tratarse de algo cíclico; es decir, en épocas de lluvia, determinados terrenos, especialmente los arcillosos, se hinchan, y al volver a periodos más secos recuperan su volumen; produciendo un movimiento que se repite cada año.

Normalmente si se trata por una variación de humedad del terreno, las grietas se producen cerca de los límites de nuestra vivienda, aproximadamente a 4 o 5 metros; sobre todo en plantas bajas y acerados.

Eliminar grietas por asiento del terreno

En caso de seguir en aumento, si se trata de un solado apoyado directamente en el suelo, habría que colocarle drenajes, y si fuese necesario, realizar inyecciones para mejorar la resistencia del terreno. Para baldosas sobre un forjado, podría llegar a ser necesario un recalce de la cimentación, o un refuerzo de las vigas. En cualquier caso, para grietas activas siempre es recomendable ponerse en manos de técnicos que estudien cada caso particular.

Si la grieta se encuentra estabilizada, o es cíclica, retiraremos las piezas dañadas y limpiaremos el soporte, después pondremos una lámina cuya función será la de desligar las nuevas baldosas del soporte, para que, si se volviesen a producir movimientos, estos no se sigan transmitiendo; sobre la lámina aplicamos cemento cola y fijamos la nueva pieza.

Herramientas de diagnosis para fisuras en solados

En estos casos, la mejor herramienta es la observación, y por ello podemos emplear un pie de rey para verificar la estabilidad de nuestra grieta y así poder actuar de una manera u otra. Son económicos y útiles en muchas ocasiones. Ver pie de rey en Amazon.

Si quieres más información sobre grietas y fisuras, te recomendamos el post “Reparar grietas y fisuras ”; donde también te hablamos sobre las lesiones en paredes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.