El color y el Feng Shui

La luz se descompone en colores, y cada color tiene una frecuencia y una longitud de onda determinada, la cual proyectan para que podamos percibirlo. Los colores nos afectan a nivel emocional, influyendo en nuestro estado de ánimo, vitalidad, y por ello, también llega a influir en nuestro plano físico.

Cada color está relacionado con uno de los cinco elementos, por lo que es importante utilizar los colores para generar espacios en equilibrio y en armonía con nosotros mismos, con nuestra personalidad, ya que cada persona es más afín a ciertos colores. También nos ayuda a potenciar ciertos aspectos que pueden ser más ventajosos en determinadas estancias. Por ello, podemos cambiar la energía de una estancia introduciendo algún elemento del color que más nos favorezca. Además, si existe un desequilibrio entre elementos (Tierra, Fuego, Agua, Madera y Metal), podremos potenciar aquellos que se encuentre en desventaja para lograr la armonía.

Para hacer la clasificación de colores vamos a agruparlos según el elemento al que pertenecen:

Colores de Elemento Fuego

El color principal es el rojo, un color que aumenta nuestra energía, aunque en exceso puede producir nerviosismo, por lo que deberemos limitar su uso; también tenemos el naranja, un color que da alegría, energía, y nos ayuda a sociabilizar.

Colores de Elemento Tierra

Es uno de los elementos que más gama cromática abarca, tenemos el amarillo, que es el color del sol, aporta claridad, estimula nuestra mente y la concentración, nos ayuda a ser más optimistas y positivos, y propicia un entorno acogedor; el marrón y el ocre, colores muy relacionados con alimentos como el café y el chocolate, nos aportan nutrición, y son ideales para zonas de paso y cocinas; el azul claro (ya que el oscuro sería Elemento Agua), nos trasmite paz, tranquilidad, nos ayuda a despejar nuestra mente, sin embargo, si abusamos del azul podemos llegar a sentir cansancio y tristeza; y por último tenemos el rosa, un color que nos proporciona calma, aunque en tonalidades muy fuertes puede llegar a ser Elemento Fuego.

Colores de Elemento Metal

El metal es un elemento inerte, frío y neutral. Aquí encontramos los grises y blancos, que son colores poco cargados, en el caso del blanco da pureza, por lo que su uso nos proporciona amplitud y limpieza, pudiéndose emplear como color base al proporcionar un nivel de energía contenida.

Colores de Elemento Agua

Aquí encontramos el negro, que es un color con mucha fuerza e intenso, recomendable solo de manera puntual. También se incluyen los colores muy oscuros y poco luminosos.

Colores de Elemento Madera

Como color principal encontramos el verde y el púrpura; en el caso del verde nos aporta nutrición y frescura, una buena forma de agregarlo es mediante plantas. En el caso del violeta o púrpura es un color muy intenso y espiritual, por lo que se recomienda limitar su uso a objetos o elementos puntuales.

Combinación de colores según los ciclos de los elementos

Como veíamos en el artículo “Qué es el feng shui. Conceptos básicos” el cual te recomendamos para que entiendas los distintos ciclos, los elementos interactúan entre sí, dando lugar a distintas relaciones, entre las que tenemos el ciclo de generación y el de reducción, en el que la energía fluye y se va retroalimentando, lo que nos da un ambiente en armonía; y el ciclo de destrucción, donde la energía va a estar más controlada, generando ambientes más estridentes y llamativos.

Un ejemplo de una combinación de generación/reducción sería blanco/negro/verde (metal-agua-madera)

Composición de ciclo de generación

Y una combinación destructiva sería verde/rojo/gris (madera-fuego-metal)

Composición de ciclo destructivo

Artículos relacionados:

Qué es el Feng Shui. Conceptos básicos

Cómo aplicar el mapa Bagua en tu hogar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *