Crea una composición de cactus y plantas crasas

Hay espacios en nuestro hogar donde notamos que hace falta un cambio; muebles o encimeras muy vacíos, colores neutros, falta de decoración, o simplemente nos apetece introducir nuevos elementos en nuestra vivienda.

Una buena solución es introducir plantas, que además de añadir color aporta un toque de naturaleza y vida; en este caso vamos a emplear cactus y las plantas crasas por sus cualidades de crecimiento lento y controlado, el mantenimiento escaso o nulo que requieren, y su resistencia a los cambios de temperatura y humedad.

En tiendas de jardinería y de decoración podemos encontrar distintas combinaciones de plantas; aquí veremos paso a paso cómo hacer nosotros mismos una composición, creando un elemento único y personal para nuestra vivienda.

Es importante elegir un recipiente de líneas simples y con colores neutros, o directamente madera al natural, para resaltar el protagonismo de las plantas. Además tendremos que ajustar el tamaño de la composición tanto en superficie como en altura, jugando con la verticalidad de los elementos.

Nosotros hemos encontrado una caja de madera pintada en gris que encaja a la perfección con el entorno. Pulsa para ver ofertas de cajas.

Mezclaremos plantas que tengan distintos tonos, tamaños y formas para darle una estética dinámica, que llame la atención.

Únicamente nos falta comprar la tierra, en nuestro caso específica para cactus y plantas crasas, y una lámina de pvc transparente para forrar el interior de la caja, la cual podremos encontrar en cualquier centro de bricolaje.

Pasos para la confección de una caja con plantas

Con todos los elementos nos ponemos a realizar nuestra composición. Al tratarse de una caja con mucha altura, nosotros hemos cubierto la base con poliestireno para no tener que utilizar tanta cantidad de tierra.

En primer lugar procedemos a forrar el interior de la caja, para ello introducimos la lámina ajustándola a la base y la tensamos para evitar que queden arrugas; empleamos una grapadora para fijarla directamente a la madera. Una vez la tenemos colocada quitamos el excedente con un cúter para hacer un corte limpio.

El siguiente paso consiste en echar la tierra. Para ahorrar trabajo, rellenaremos hasta la mitad e iremos colocando las macetas dentro de la caja formando distintas combinaciones hasta lograr la que buscamos.

Una vez lo tengamos claro, cubriremos completamente y haremos los huecos para colocar las plantas según el diseño elegido.

Opcionalmente podremos resaltar las plantas con alguna capa de gravilla o corteza, en nuestro caso hemos puesto grava blanca. Así estaría terminada nuestra composición, un proceso sencillo que le dará ese toque de originalidad y color a nuestra estancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *