Lesiones abióticas de la madera

Como ya veíamos en el post sobre lesiones de la madera, las patologías que presenta este material pueden ser debido a agentes bióticos, donde estarían los insectos y mohos que dañan la madera, y de los que puedes infórmate en el artículo “Hongos e insectos xilófagos” cuyo enlace también te dejaremos al final de este post para que puedas ir a echarle un vistazo. El otro origen puede deberse a factores abióticos, sobre los cuales vamos a tratar en este post.

Ataques bióticos
Mohos y hongos
– Pudrición parda o cúbica
– Pudrición blanca o fibrosa
– Pudrición blanda

Insectos
– Carcoma
– Coleópteros
– Termitas

Ataques abióticos
Fuego
Agentes atmosféricos
Agentes físicos
Agentes químicos
Tipos de lesiones de la madera

Ataques abióticos

Dentro de la clasificación de ataques abióticos encontramos como principales causas el fuego, y los agentes de origen atmosférico, físico, y químico; a diferencia de los causados por otros seres vivos, estos tienen un proceso de degradación más lento, y sus efectos se pueden observar fácilmente ya que dañan desde el exterior hacia el interior, permitiendo una actuación más precoz.

Fuego

Al contrario de lo que pueda parecer, la madera tiene un buen comportamiento contra el fuego si lo comparamos con otros materiales empleados en construcción, como puede ser el hierro o el acero. Esto se debe a que la propia madera es un buen aislante térmico, lo que evita que el calor acceda al interior de la pieza, necesitando la aportación de llama a una temperatura superior a los 400ºC durante un tiempo para comenzar a arder. Además, en caso de incendio, la capa exterior de la madera se transforma en carbón, el cual es aún mejor aislante; bajo este se encuentra la zona de pirólisis, la cual se encuentra debilitada por la pérdida de humedad; sin embargo, bajo esta capa podemos encontrar la madera intacta.

Por este motivo, a diferencia de otros elementos como el acero, que debe ser recubierto con pinturas, la madera no necesita de ningún aporte extra para protegerlo del fuego. En caso de incendio, los elementos dañados deberán ser sustituidos o reforzados.

Factores atmosféricos

Principalmente existen dos elementos que pueden deteriorar la madera, hablamos del sol y de la lluvia/humedad.

El sol

Emite radiación ultravioleta, la cual deteriora la lignina, produciendo una variación de color hacia tonos más claros, tomando un aspecto grisáceo; por otro lado, la radiación infrarroja provoca grietas en la cara expuesta debido a la pérdida de humedad. Todo esto puede favorecer la aparición de hongos u otros insectos xilófagos.

La lluvia y la humedad

Aunque también son perjudiciales, aunque en este aspecto existe la falsa creencia de que el agua daña la madera; la madera es un gran regulador de la humedad, y soporta perfectamente ambientes muy húmedos, incluso puede estar sumergida sin que sea dañada; este es el caso de los embarcaderos y muelles de madera.

El problema surge con los cambios rápidos y constantes de humedad, ya que estos producen tensiones en la superficie del material, que provocan deformaciones incontroladas y dañan las fibras, facilitando la entrada de hongos.

Por estos motivos es importante proteger la madera cuando frente a los posibles daños atmosféricos que pueda padecer, mediante el uso de barnices e impermeabilizantes.

Nosotros recomendamos el uso de lasur, que protege tanto de la radiación UV como del exceso de humedad; un producto de poro abierto que no crea una capa sobre la madera, sino que penetra en ella, por lo que altera en menor medida su aspecto. Puedes adquirirlo en Amazon pinchando en este enlace.

Factores mecánicos

Las variaciones de humedad afectan sensiblemente al comportamiento mecánico de las piezas de madera, produciendo unas mayores deformaciones cuando estas trabajan a flexión, como es el caso de forjados, resultando especialmente peligroso en estructuras de cubiertas, ya que están más expuestas a la humedad, por lo que es muy habitual el colapso de tejados con vigas de madera por falta de mantenimiento o una incorrecta impermeabilización, que como decíamos antes produce una mayor flecha o deformación, que puede encadenar una mayor entrada de agua, teniendo como fin el hundimiento parcial o total del tejado. Este proceso se puede ver acelerado por la presencia de mohos; sin embargo, son procesos lentos, que pueden durar años, dando tiempo a actuar para evitarlo.

También se pueden producir grietas, sobre todo en elementos horizontales, por la acción de cargas que no estaban previstas durante la construcción de la vivienda, en ese caso pueden aparecer brechas y roturas de las fibras. Es importante remarcar, que las grietas que se producen en el sentido de la fibra, es decir, en el longitudinal de la pieza, suelen deberse a la pérdida de humedad de la madera con el paso de los años, y no suelen comprometer la integridad estructural. Son las fisuras transversales a la fibra las que deben alarmarnos. En estos casos es necesario realizar un refuerzo.

Agentes químicos

La madera que solemos emplear en edificación tiene un ph que suele oscilar entre 4 y 5, por lo que en ambientes húmedos puede sufrir; si estamos en un ambiente muy alcalino se produce un deterioro de la lignina, lo que conlleva una pérdida de resistencia, en cambio los ambientes ácidos dañan la celulosa, dándole a la madera un aspecto fibroso. Esto también puede ocurrir al aplicarle pinturas y otros productos químicos, que suelen producir manchas negras. Una manera de limpiarlas es aplicar ácido oxálico en una disolución, como máximo al 10%, limpiando después con agua para quitar cualquier resto de la solución aplicada. Puedes adquirirlo en Amazon pinchando en este enlace.

Para evitar esto es recomendable tratar la superficie de la madera con productos que formen una barrera, protegiéndola ante este tipo de agresiones; como veíamos anteriormente, podremos aplicar lasur, y así obtener un resultado natural.

Si tienes alguna duda, no dudes en ponerte en contacto con nosotros mediante el formulario de contacto, estaremos encantados de ayudarte.

Te recomendamos:

Hongos e insectos xilófagos

Algunos de los enlaces son de afiliados; sin embargo, ningún producto mencionado ha sido propuesto por tiendas o marcas para su promoción, siendo su introducción decisión única en base a nuestros criterios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *