Radiadores eléctricos

Este tipo de calefacción es económico, portable, y tenemos una gran variedad de artículos para elegir, por lo que es sencillo encontrar el que mejor se adapte a nuestras necesidades tanto estéticas como térmicas. Pero antes de ver cuáles son los mejores radiadores, tanto decorativos como en calidad precio, vamos a repasar brevemente su funcionamiento y a analizar sus ventajas e inconvenientes respecto a otros sistemas de calefacción.

Funcionamiento de un radiador eléctrico

Los radiadores eléctricos están formados por: una carcasa, generalmente de aluminio, aunque como veremos, podemos encontrarlos con otros acabados más estéticos y decorativos; una resistencia eléctrica que proporciona el calor; y en algunos casos puede llevar un fluido caloportador, normalmente aceites específicos con aditivos para mejorar sus propiedades, que distribuye el calor de manera uniforme por el interior.

Al conseguirse el calor mediante una resistencia, no hay diferencia en cuanto a la eficiencia de radiadores eléctricos, ya que 1kwh siempre nos va a dar el mismo número de calorías.

Ventajas e inconvenientes de los radiadores eléctricos

Ventajas:

  • Comienzan a emitir calor de manera instantánea.
  • Instalación prácticamente nula, sólo hace falta un enchufe, y como mucho, poner algunas fijaciones para anclarlo en la pared.
  • Precio ajustado.
  • Se pueden retirar cuando no sean necesarios.
  • No producen ningún tipo de olor, ni emiten gases o residuos.

Inconvenientes:

  • Menos eficiencia respecto a otros sistemas eléctricos.
  • Puede ser necesario revisar la potencia eléctrica contratada si queremos usar varios simultáneamente.

Cuáles son los mejores radiadores de 2022

En función del uso y las características que busquemos, os traemos varios emisores térmicos de distinto tipo, para que elijas el que mejor se adapte a ti.

El mejor radiador eléctrico calidad precio

Sin duda, el mejor radiador que encontramos es el Orbegozo RRE 1510; una estufa que cuenta con pantalla LCD desde la que podremos programarlo, además de poder manejarla con mando a distancia, además cuenta con un modo eco que reduce el consumo de energía. Se puede instalar sobre las patas que incluye o fijándolo a la pared.

Radiador Orbegozo RRE 1510

Radiadores decorativos y de diseño

La calefacción pueden ser un elemento de diseño más nuestra vivienda. Podemos encontrar una gran variedad de tipos y estilos. Como el ADAX Neo NP, un radiador que podemos encontrar en multitud de colores y potencias, por lo que no nos costará encontrar el que más se ajuste a nuestro estilo.

Radiador ADAX NEO NP en diferentes colores

Otra opción, más enfocada a la conectividad viene de la mano de Princess; un radiador de vidrio con conectividad wifi para poder gestionarlo mediante Alexa y Google Assistant. Lo encontramos con cristal en color blanco y en color negro, con un diseño elegante y moderno; además con dos potencias distintas, de 1500w y 2000w. Gracias a su integración tanto con asistentes virtuales como a la propia aplicación, podremos gestionarlo, programarlo, y encenderlo a distancia, y así tener nuestra vivienda calefactada cuando que lo necesitemos. Cuenta con pantalla táctil integrada, así como la posibilidad de fijarlo en la pared.

Radiadores de calor azul

Esta opción, a caballo entre radiador y acumulador, es idea para personas con discriminación horaria, ya que posee en su interior un fluido caloportador que, además de mejorar la transferencia de calor, es capaz de almacenarlo durante un tiempo; por otro lado, el ser programables facilita el fin que mencionábamos anteriormente, puede funcionar durante las horas en las que menor precio tenga la electricidad (valle) y que continúe emitiendo calor una vez apagado; esto va apoyado en su capacidad para elegir el periodo de funcionamiento, ya que integra un programador, para establecer las horas de encendido, y termostato, para controlar la temperatura de la estancia.

Es importante destacar que este tipo de calefacción pierde la mayoría de sus ventajas si no tenemos contratada una tarifa de discriminación horaria, ya que son considerablemente más caros que un radiador convencional.